Agrandar imagen | Ver tamaño original
La reciente tragedia que derivó en la destrucción parcial de la Catedral de Notre Dame ha dado lugar a reflexionar sobre el valor de nuestro patrimonio arquitectónico. Situaciones movilizantes como esta traen a debate temáticas de alta relevancia y nos invitan a pensar cuál es el rol de la arquitectura en la construcción de la memoria colectiva de una ciudad. Si bien hay quienes defienden la condición efímera de la arquitectura, se debe considerar que la pérdida no solo se trata de la ausencia material de una construcción, sino también de la historia que esta conlleva. Su huella conforma la identidad de una sociedad, formando parte no solo del acervo arquitectónico de una ciudad sino también del cultural.En esta línea, se entiende que las obras constituyen un símbolo de su tiempo, representando el paradigma en que fueron pensadas y construidas. Se las comprende así como una condensación de ideales y como el reflejo de los intereses, aspiraciones, cuestionamientos y problemáticas de una época concreta. Por este motivo, su destrucción abarcaría también una enorme pérdida en cuestiones inmateriales. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir