Agrandar imagen | Ver tamaño original
El pabellón propuesto, que se asemeja ligeramente a la ninfa solitaria que solo podía repetir las últimas palabras habladas por otra persona, es un eco directo de su entorno histórico. El edificio está retrocedido y expandido, visible e invisible, sólido y etéreo. Es un objeto engañoso, una figura que resuena con las dimensiones y proporciones del palacio barroco existente. Este objeto es una caja abierta mágica (quizás la de Pandora) que repite el cuadrado (relación 1:1) del patio, con una silueta que define dos niveles: siguiendo el eje existente, el inferior es una habitación central compacta (5m. en plano) con cuatro accesos; y el más alto es una pirámide invertida extendida simétricamente en cada dirección cardinal (10m. en el plano). La inclinación del estrato superior (relación 1:2) se dirige hacia el perímetro del patio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir