Agrandar imagen | Ver tamaño original
La premisa del proyecto fue integrar las fenomenologías inspiradas por el paraíso tropical del pacífico mexicano, para crear una residencia que evocara la sensación de unas vacaciones perennes. Tres aspectos fueron fundamentales para la concepción arquitectónica: clima, topografía, y contexto.   El calor, con  temperaturas medias de 25°C, pero que pueden ascender hasta los 50°C,  y donde la humedad rara vez baja de 75%, fue un aspecto importante a considerar. El terreno, originalmente un palmar, que una vez limpio, resultó sumamente provechoso debido a su topografía poco accidentada donde solamente las palmas quedaron de pie. Con una pendiente casi inexistente, el terreno es fácilmente inundable debido a las fuertes lluvias de temporal. El contexto, por su parte, obliga a la arquitectura a volverse introvertida y contundente para proteger a los usuarios frente a las situaciones recurrentes de inseguridad. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir