Agrandar imagen | Ver tamaño original
Los techos verdes se componen de una serie de capas que permiten que la vegetación crezca correctamente, evitando filtraciones que puedan generar perjuicios sobre la estructura del edificio. Aunque existe una gran variedad de opciones para construirlos, hoy les presentamos un sistema compuesto de una base de mortero, una capa de emulsión asfáltica, dos membranas asfálticas impermeables, una capa de drenaje, y el sustrato que permitirá el crecimiento de la especies vegetales.  Para impermeabilizar las áreas de sumideros, parapetos y otros puntos 'críticos', se incluye además una membrana líquida de poliuretano, que permite sellar el sistema completo. Revisa, a continuación, algunas claves de aplicación de los distintos componentes de un techo verde, y los beneficios de está última capa impermeable líquida. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir