Agrandar imagen | Ver tamaño original
El Jambu funciona en una pequeña casa de madera de los años 50, ubicada en un entorno repleto de edificios residenciales. Se sabía que la demanda del área necesaria para el bar no cabría en la casa existente y, por lo tanto, se tenía que hacer alguna ampliación. Lo más común sería tener el salón por delante y ampliar la cocina hacia los fondos, pero se optó por invertir esa lógica y ofrecer a los habitantes de los edificios la experiencia de estar en un patio trasero. Así, creamos en los fondos una cubierta transparente con una estructura metálica -una especie de invernadero que cubre parte del jardín. La casa existente y la nueva estructura se distinguen tanto por los materiales y por la técnica constructiva, sin embargo la simplicidad crea el diálogo entre lo nuevo y lo antiguo. La fachada con pocas aperturas y el acceso lateral hace que el recorrido de entrada sea misterioso, y la sorpresa se produce al descubrir el pequeño y acogedor jardín, con sillas de playa y mesas móviles, que hacen el ambiente más familiar y relajado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir