Agrandar imagen | Ver tamaño original
Las texturas y tonalidades de la piedra basáltica, así como los rasgos topográficos del emplazamiento son los puntos de partida de la propuesta arquitectónica. La casa se desplanta a partir de un basamento pétreo, estudia y aterriza su planteamiento de acuerdo a las curvas de nivel para ligar circulaciones verticales y horizontales. La piedra se descubre y se transforma para crear espacios habitables sobre de ella. En un emplazamiento esquinero y alargado, la casa se erige como bloque sólido, al cuál se le hacen una serie de sustracciones que generar pequeños patios y vanos que provoquen ventilación e iluminación natural. La planta baja funciona como espacio flexible a través de un esquema libre que unifica comedor, sala, cocina y terraza hacia un asoleamiento correcto y mejores vistas. Planta alta reúne espacios privados y habitaciones. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir