Agrandar imagen | Ver tamaño original
Situado en un antiguo distrito industrial en la ciudad de Maastricht, sur de Holanda, quizás sea certero que el Bonnefantenmuseum sea nombrado a menudo como una "fábrica de observación". El museo, con una planta en forma de "E" y una distintiva torre abovedada, es uno de los monumentos más destacados a lo largo del Río Mosa, que fluye alrededor del centro de la ciudad. La rica historia cultural de Europa fue un ímpetu clave para el diseño del arquitecto Aldo Rossi, que empleó una serie de gestos arquitectónicos históricos para ubicar el Bonnefantenmuseum dentro de un canon europeo colapsado. Maastricht, la capital de la provincia holandesa de Limburg, tiene una historia que se remonta al Imperio Romano. Fue en esta ciudad donde el Tratado de Maastricht, que marcó el comienzo de la Unión Europea tal como la conocemos, entró en vigor en 1993. Durante más de un siglo, el Bonnefantenmuseum ha funcionado como el primer museo de Limburg para la arqueología y las bellas artes. [1] La colección se encontraba originalmente en el Bonnefantenklooster, un monasterio en el centro de Maastricht del cual el museo deriva su nombre. [2] Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir