Agrandar imagen | Ver tamaño original
La caída del Muro de Berlín no solo tuvo implicaciones políticas, económicas y sociales, sino también dejo atrás un específico estilo arquitectónico: esta arquitectura soviética fue un sistema que se basaba en metas cuantificables, como los Planes Quinquenales. Estos planes forzaron a los arquitectos a evaluar la construcción de proyectos en términos de materiales, unidades y volumen de mano de obra calificada, por nombrar algunos. Como resultado, la arquitectura en estas zonas se convirtieron en una mercancía industrial, una flexión externa de poder e innovación tecnológica, y un colectivo de arquitectos ejecutando una visión estalinista. Sin embargo, el modernismo soviético, tal como es llamado actualmente, fue un estilo con diversidades regionales. La arquitectura construida en los países bálticos, por ejemplo, fue concebida para promover el turismo en estos países, mientras en Uzbekistán y Georgia fue más visible el denominado zeitgeist soviético, reflejado en obras brutalistas con tintes de ciencia ficción. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir