Agrandar imagen | Ver tamaño original
Luego de notar una enorme ineficiencia y desarticulación en sus procesos –trabajando por separado el diseño, la modelación, y la documentación–, la oficina David Miller Architects (DMA) decidió sumergirse en el mundo BIM (Building Information Modeling) el año 2008. A pesar de su éxito, esta experiencia de prueba y error les entregó una serie de lecciones que son importantes de considerar a la hora de replantear la manera en que hacemos arquitecura. 'BIM nos entregó la oportunidad de reorganizar nuestra oficina, de una manera mucho más estructurada y disciplinada. Luego, nos permitió tener más control de calidad, y ser más organizados y completos, algo que es realmente importante en una oficina pequeña que intenta crecer. Y esto terminó por aumentar la confianza en algunos de nuestros clientes', comenta Miller. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir