Agrandar imagen | Ver tamaño original
El paisaje del terreno se encuentra frente a la Casa Cheonggye y está rodeado de montañas por todos lados. Las montañas detrás del valle de Cheonggye están ubicadas a unos 800 - 900 m del sitio, extendiéndose hacia el cielo desde la base del Monte Jiri, y en contraste, el lago, como atraído por este poder, logra una actitud despreocupada y tranquila. Un embalse artificial, el lago enfrente del sitio (222,084 m²) es un elemento del paisaje que originalmente no existía. Tal vez es por eso que escenas tan dramáticas y misteriosamente accidentales se producen alrededor de este lugar como si fuera un lugar que ni siquiera los dioses podrían haber predicho. Con pocos vecinos en los alrededores, no hay confrontaciones políticas o sociales. Solo existe un diálogo sincero entre el hombre y la naturaleza. El primer método del diálogo es una interpretación del "límite" donde el hombre se encuentra con la naturaleza, es decir, la reinterpretación de los elementos generales que forman los límites de la arquitectura, como la tierra, las paredes, las aberturas y los paisajes, para crear una estructura que se comunica y no se desconecta. En segundo lugar, la estructura se ha planificado para permitir la comunicación entre el interior y el exterior y entre el hombre y la naturaleza, a través de las diversas brechas que el hombre ha creado en términos de su postura hacia la naturaleza. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir