Agrandar imagen | Ver tamaño original
A primera vista, el Edificio Stealth parece un edificio de departamentos restaurado a su estado prístino. Esto sucede porque técnicamente, lo es. Pero con una inspección más cercana, el edificio del Bajo Manhattan está plagado de innovadoras prácticas de restauración y renovación por parte de WORKac. Lo que parecen los capiteles originales de las columnas corintias en la fachada son en realidad versiones reimaginadas de los ornamentos florales clásicos generados por el artista Michael Hansmeyer. Ellos imitan la escala de los arreglos originales pero con una estética modernizada. En otra respuesta creativa a las restricciones históricas, una adición en la azotea adquiere una forma escultural e irregular que se mantiene al margen de la calle. A su vez, la adición es completamente invisible desde la calle, un requisito para cualquier adición en la azotea según el código de la Comisión de Monumentos Históricos de la Ciudad de Nueva York. Utilizando la masa de forma creativa, los arquitectos también permitieron que la adición se ocultara detrás del frontón y del remate del elevador abandonado, ocultándose efectivamente cuando se ve desde los pisos superiores de los edificios cercanos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir