Agrandar imagen | Ver tamaño original
Un rascacielos de oficinas y departamentos en el distrito histórico de Sydney, se encuentra diseñado para ser humano y hospitalario, tal como un pueblo vertical. El uso de una doble piel, en este caso, le da ligereza al edificio, y actúa como un regulador de temperatura, ahorrando así la valiosa energía. Para celebrar los Juegos Olímpicos en Sydney en el año 2000, la corporación australiana, Lend Lease Development, inició y encargó el diseño, y la construcción, de una torre comercial y un edificio residencial. A primera vista, los edificios parecen ser un ejercicio de forma pura, como si fueran velas que se elevan hasta que repentinamente adoptan la forma de un abanico desplegado. De hecho, sin embargo, la forma llamativa del edificio también incorpora funcionalidad, sociabilidad e innovación tecnológica. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir