Agrandar imagen | Ver tamaño original
Situada en un suburbio de la ciudad de Chau Doc, en la provincia de AnGiang al sur de Vietnam, esta casa es una residencia compartida de 3 familias de parientes. A pesar que el presupuesto del proyecto se ajustó a los estándares locales, y que sólo permitió construir una casa con delgados paneles de metal, se intentó satisfacer no sólo el espíritu regional, sino también un rico estilo de vida que está completo por la luz solar, el verde y la ventilación natural, por así decir, una vida en medio de jardines al aire libre. Chau Doc, ubicada alrededor de 7 horas de viaje en autobús interurbano y transbordador desde la ciudad de Ho Chi Minh, es una ciudad fronteriza cerrada a la frontera camboyana que se ha desarrollado a lo largo de una rama del río de Mekong. Deambulando por el vecindario, lo que podríamos reconocer fácilmente son las varias capas del entorno regional. La primera capa está representada por cientos de casas flotantes en el río, y en segundo lugar, hay carreteras en terraplenes a lo largo de los dos lados de las orillas del río que se convierten en el tráfico principal para la sociedad local; la tercera capa está diseminada con un montón de casas en pilotis extendidas desde los caminos por pequeños puentes privados, y la última capa está pintada en verde por el hermoso campo de arroz que va hasta donde nuestros ojos pueden alcanzar. En general, las casas de pilotis en esta zona se componen en su mayoría de columnas de piedra o hormigón y marcos flotantes de madera envueltos por finos paneles de metal corrugado. Debido a la limitación en la altura de la columna, que sólo puede elevar la casa sobre el agua de la inundación, y también debido a las dimensiones mínimas de los marcos de madera, frente al estilo de vida local, podemos sentir la escala humana y la gentil impresión de estas casas locales. Y mientras más nos acercamos a su contexto de vida, mejor pudimos entender sobre el duro entorno natural al que tenían que hacer frente, cuando todos los terrenos, excepto los caminos en terraplenes, solían estar bajo el agua durante 4-5 meses al año en la temporada de lluvia, antes de que se terminaran los terraplenes de hormigón. Cualquiera que visite esta zona podría reconocer el rastro de inteligencia sobre cómo coexistir con la Madre Naturaleza a gran escala y durante tanto tiempo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir