Agrandar imagen | Ver tamaño original
Eran dos jóvenes amigos que compraron un apartamento en la planta baja de un edificio en el barrio de Vila Madalena. Aunque la vida ahí es intensa, mantiene algunos aspectos bucólicos de los barrios residenciales de São Paulo. Comenzaron a menudo a recibir jóvenes como ellos, algunos brasileños y algunos extranjeros, como invitados en la pequeña habitación en la parte de atrás por un corto tiempo. Luego se dieron cuenta de que podían utilizar la habitación para recibir a los huéspedes con mucha más comodidad. El nombre "Puxadinho" fue elegido porque se refiere a una especie de edificio informal muy común en las ciudades brasileñas y, a la vez, era una buena manera de identificar el rasgo peculiar del edificio, cerrado al existente previo. Los retos para el proyecto y para la empresa fueron, al principio, el presupuesto muy limitado, además del espacio pequeño y el difícil acceso a la obra. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir