Agrandar imagen | Ver tamaño original
El nuevo edificio, construido junto a la antigua casa de labranza, se eleva entre los viñedos con vistas al monasterio de Neustift. La estructura crece desde el terreno y se eleva junto con el paisaje. Se convierte en parte de la naturaleza, integrada con el viñedo y el paisaje. Su forma alargada sigue la morfología de la ladera creando un patio, el nuevo centro de la casa. Un espacio abierto pero íntimo, un lugar para que el monolito se desarrolle. Exterior de hormigón en bruto y estructuras de madera en el interior. Un movimiento por delante, una apertura, un crecimiento. Un juego de espacios intermedios, diferentes alturas y vistas sobre el paisaje. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir