Agrandar imagen | Ver tamaño original
Con aproximadamente 16.000 m2 construidos y 21.000 m2 de zonas exteriores y paisajismo, el plan Maestro del Rochester buscó una estrategia formal para reflejar su distintivo concepto de comunidad académica. Así, como premisa base, aparecieron los HUBS (sistemas de agrupación que operan desde el pre-jardín hasta el grado 11) que buscan un modelo educativo que integra profesores y alumnos de cada nivel y desvanece la jerarquía tradicional de formación escolar, fortaleciendo la idea de compartir-aprender. Cada HUB, en términos espaciales, es la agrupación de salones -de un determinado nivel escolar-  en torno a un espacio central, denominado Extended Learnig Area - ELA.  Este espacio sirve de apoyo para actividades que suceden dentro de cada clase, dado que se entiende como una prolongación de ésta, a través de un cerramiento retráctil/plegable de cada salón, que permite que el patio se integre al interior del salón. Esta estrategia, busca permeabilidad entre el adentro y el afuera y entre diferentes salones con el fin de afianzar el conocimiento en diferentes ámbitos.  De manera análoga, se compara con una casa, donde es posible aprender al interior de cada habitación (Classroom) o interactuar en espacios comunes como la zona social (ELA); lo cual promueve la apropiación del espacio académico, gracias a el aprovechamiento de su flexibilidad y dinamismo. Igualmente, el ELA se entiende como un espacio de interacción, que potencia el desarrollo de proyectos conjuntos entre profesores y alumnos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir