Agrandar imagen | Ver tamaño original
La edificación forma parte de un conjunto de casas construidas en el siglo XVIII en el barrio del Arenal, extramuros de la ciudad histórica, frente a las Atarazanas medievales  y próximas al rio Guadalquivir. Constaban de dos plantas y entreplanta, estando la inferior destinada a almacén portuario y la alta a vivienda del propietario. La casa objeto de la intervención cuenta con una planta básicamente rectangular, muy alargada, con dos muros largos medianeros y fachadas a las calles Dos de Mayo y San Diego.  Antes de su recuperación  estaba dividida en dos casas por un grueso muro  paralelo a la fachada principal  y se encontraba en estado de ruina total, a la que sobrevivían solo sus dos fachadas. Dentro de la casa una serie de  dobles arquerías apoyadas en  robustas columnas de piedra (algunas de época romana) pautaban  su espacio interno. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir