Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una bodega antigua se rehabilita. Sus principales atributos son un amplio espacio y paredes gruesas. A pesar de la introducción de un nuevo programa, el carácter universal del espacio permanece. Junto con la pared existente, una nueva paredes gruesas acoge todas las funciones sociales en la planta principal. Las escaleras dentro de la pared gruesa y la luz natural cenital generan la transición de luz de lo social a un espacio privado. Las áreas más privadas - dormitorios, baños y un estudio- son concebidos como volúmenes habitables en un equilibrio "imposible", estructurando el espacio. Los volúmenes, articulados por la luz, modulan el espacio principal de la sala inferior, haciendo hincapié en su amplitud. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir