Agrandar imagen | Ver tamaño original
La Casa el Guarango se localiza en el Rumiloma, una de las colinas del imponente Ilaló, cerro que ya comienza a formar parte de la mancha urbana quiteña. Forma parte del valle del Inga, donde aparecieron los primeros restos de asentamientos humanos del Ecuador, generando vistas asombrosas de los Andes. La topografía es irregular, con pendientes pronunciadas y quebradas agudas, aunque caminables. Es una casa de fin de semana, sin negarse a otras posibilidades en el futuro, de dos dormitorios y una zona social que integra la cocina. La casa reina discreta, sin pretenderlo, en la cima de un lote de tres hectáreas. Aprovecha una plataforma natural del terreno, lo que evita transformarlo, y permite controlar sin reclamar el territorio. Además, la casa utiliza el terreno para construirse, cuando le provee del barro para realizar los ladrillos artesanales para la mampostería, que se fusiona con el metal en su estructura. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir