Agrandar imagen | Ver tamaño original
Nuestras clientas compraron una casa entre medianeras con la intención de hacer una reforma modesta: renovar la cocina integrándola al salón, hacer un baño nuevo y, en general, darle un aspecto más actual a la antigua construcción.  Sin embargo cuando empezaron las obras se detectó que la calidad de la construcción era pésima y que los diferentes niveles se habían realizado a parches con materiales muy humildes. Cuando el forjado de la planta principal casi se nos vino encima tuvimos que hacer un parón y analizar muy bien la situación. La sencilla reforma se había convertido en una intervención integral que afectaba la estructura y la envolvente de la casa.  Ante este duro imprevisto, el nuevo planteamiento se basó en explotar el potencial de las nuevas opciones que se abrían en ese momento. Ya no se trataba de una casa convencional de planta baja más una planta piso, si no que el proyecto para su futuro hogar estaba aún por dibujar desde el papel en blanco. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir