Agrandar imagen | Ver tamaño original
En 1985, Álvaro Villa contacta a Germán Samper con la idea de diseñar un conjunto habitacional de 62 unidades en un hermoso lote arborizado de Envigado (Medellín, Colombia). Desde finales de los años 50, el arquitecto colombiano -quien ya manifestaba un particular interés en proyectos experimentales de vivienda y urbanismo- acepta el encargo de su amigo y junto a Tomás Neu y Felipe Muñoz desarrolla esta agrupación de vivienda que ejemplifica claramente a pequeña escala sus principales ideas acerca del espacio adecuado para la vida en comunidad. Así también, representa la introducción del sistema de autoconstrucción progresiva como alternativa para el desarrollo de viviendas de bajo costo. Vecino a la quebrada La Ayurá, en este terreno inclinado, con grandes árboles de mango y una abundante vegetación, se disponen las 62 viviendas de dos y tres pisos divididas en tres tipologías que responden a la localización de los volúmenes con respecto a las cotas de nivel. Las casas se suceden unas a otras en paramentos no alineados y variando en altura según las pendientes del terreno. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir