Agrandar imagen | Ver tamaño original
La vivienda, ubicada a los pies del Lago Vichuquén, en la VII Región, se emplaza en sentido longitudinal al horizonte, con el objetivo de reconocer la variedad del paisaje y capturar las mejores vistas al lago, por medio de una terraza corredor que recorre la totalidad del espacio. El volumen se define como un extenso pabellón, un cuerpo que descansa silenciosamente sobre el territorio, mimetizándose con la pendiente y la vegetación. Toda la quietud de este cuerpo se ve erosionada en su cubierta, que se pliega en diferentes prismas que buscan capturar la luz cenital y la vista a las copas de los árboles, trayendo al interior la percepción espacial de habitar en un bosque. Interiormente, cada espacio construye su propia atmósfera de luz y escala, en una envolvente de madera que recorre pisos, muros y cubierta, hasta perderse en el cielo. Un volumen de hormigón se intersecta con el pabellón de madera en su fachada posterior, a modo de vagón longitudinal, muros ciegos y vacíos que contienen en su interior todo el programa húmedo de la vivienda: baños y cocina, donde cada recinto se abre a un patio de luz contenido entre sus muros. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir