Agrandar imagen | Ver tamaño original
Dos hermanos comparten una parcela en un tejido suburbano que mezcla antiguas casas de vacaciones y nuevas viviendas adosadas. En esta situación intermedia las viviendas se hibridan mostrándose como una sola hacia la calle, manteniendo una determinada escala, y como dos hacia el jardín trasero. Intentando poner la normativa a su favor, el frente (patio inglés) y el fondo son de uso común, mientras que los laterales agrupan usos más privados - estacionamiento, accesos, etc.- buscando un uso más intensivo de estos espacios, habitualmente residuales. El volumen viene determinado por el perímetro máximo de la “huella” irregular del retranqueo y una cubierta que pierde altura hacia el jardín trasero. La parcela completa es de 500 m2 y cada casa tiene 70 m2 construidos por planta. Cada salón puede orientarse hacia lo común o hacia lo privado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir