Agrandar imagen | Ver tamaño original
Dicha organización de estancias enlazadas proporcionaba al usuario la posibilidad de readaptar la vivienda a distintos requerimientos de uso con gran economía de medios. El paso generoso que obtenemos a través de la puerta doble, equiparable al de una divisoria móvil, permite enlazar programáticamente las piezas, pudiendo multiplicar la dimensión de una estancia manteniendo algunas puertas abiertas, o incluso llegar a una situación de permeabilidad absoluta cuando la totalidad de puertas estén abiertas. Por contra, cerrando las puertas con llave, y gracias a que todas las estancias cuentan con más de un acceso, se pueden conseguir distintos niveles de compartimentación según los requisitos de uso, numero de habitantes, etc Debido pues a la flexibilidad que proporciona dicho esquema, se optó por mantenerlo. Dicha organización también encajaba con la indeterminación de las necesidades de los futuros usuarios. Únicamente se decidió cambiar de posición las estancias especializadas: cocina y lavabo. La cocina se ubicó en el acceso a la vivienda, acabando así con el hall, cuyo tamaño era insuficiente para entenderse como una habitación más de uso intercambiable. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir