Agrandar imagen | Ver tamaño original
El cliente encargó una vivienda rodeada de naturaleza y que entregara la posibilidad de disfrutar de la vida al aire libre, sin perder su privacidad. Examinamos entonces la posición y el tamaño de los árboles existentes, con la premisa de mantenerlos en su lugar. Planeamos la colocación del edificio cuidadosamente sobre una base. El patio es más ancho que el espacio de vida, y está rodeado por un muro que se curva para abrirse hacia la naturaleza, difuminando los límites entre el interior y el exterior. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir