Agrandar imagen | Ver tamaño original
Deambular, vivir, capturar momentos. Una serie de preexistencias, los restos pétreos de una antigua construcción agrícola tradicional, una mesa bajo la frondosa glicínea que ha acogido comidas y reuniones familiares durante muchos años y la piscina cercana, se convierten en origen y trama que desarrolla un espacio construido como lugar de vida. También un terreno en pendiente con pequeños bancales, un castaño que creció al abrigo de la ruina y la experiencia de la vida en la parcela, el recorrido del sol en una zona del valle orientada al S-SW, el calor en los largos días de verano, el deseo de luz para el invierno. Los pequeños momentos de cada día. Se trata de experimentar a través de la generación de un continuo de espacios intermedios de nueva construcción, que enlazan las ruinas, tres piezas agrupadas en línea, y que juntan su diverso estado de conservación y el carácter que les da su posición-orientación, para ofrecer al proyecto espacios complementarios a aquellos nuevos que este propone. Se explora así la manera en que estos generan diversos sistemas de filtro de control, climático, lumínico o de privacidad, como un sistema de articulaciones que conectan paisajes y momentos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir