Agrandar imagen | Ver tamaño original
Se trata de la rehabilitación de un edificio entre medianeras definido por la trama de un casco antiguo de lotización medieval. La parcela se estira para iluminarse en dos calles paralelas y distantes entre sí en torno a 19 metros. La exigua anchura de 2,20 metros, la hace merecedora de poder clasificarse como las estrechas parcelas residuales de las ciudades japonesas que son conocidas como “Lecho de anguila”. Las dimensiones, verdaderamente complicadas para conciliar la estricta normativa de habitabilidad exigida a cualquier intervención en vivienda, se convertían en el primer atractivo de la propuesta. Aunque en este tipo de casos se suele recurrir a la agregación de parcelas para obtener dimensiones cómodamente habitables, por una serie de complicaciones administrativas, los propietarios tuvieron que indagar en las posibilidades de llevar adelante el proceso sin contar con las edificaciones colindantes.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir