Agrandar imagen | Ver tamaño original
Se propone una ampliación de una escuela infantil situada en Esporles, Mallorca. Dicha escuela está ubicada en el antiguo matadero del pueblo. La propuesta busca marcar una distancia entre la ampliación y el edificio existente mediante un único gesto arquitectónico. Un plano horizontal de hormigón conecta los dos edificios, el mínimo gesto, a modo de porche para el patio de juegos. El elemento lineal de hormigón engarza el edificio existente y la ampliación. El programa se compone de 3 aulas versátiles para las distintas edades de los alumnos y un aula de psicomotricidad. Las aulas comparten módulos de baños en la fachada norte. La fachada sur es acristalada, dinámica en relación con el patio de juegos. La fachada norte es más urbana con huecos verticales rítmicos. Los espacios de aprendizaje de las aulas se pueden comunicar y agrupar mediante paneles de madera corredores permitiendo una flexibilidad en las actividades docentes. Las aulas tienen una comunicación directa con el patio de juegos pudiendo integrar el espacio exterior y el interior de aprendizaje del aula. Color, espacios en sombra, escalas infantiles, pavimentos flexibles, claridad de espacios, control visual… Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir