Agrandar imagen | Ver tamaño original
Intentando re-crear una ciudad pequeña, esta residencia para ancianos ofrece a sus habitantes un ambiente animado por una secuencia de espacios abiertos: un hall de acceso, "calles interiores", un atrio verde, comedor, patio y terraza. El acceso se define a través de un pasillo central que genera un espacio semi-público, conectando las dos zonas de vida. La estructura del edificio proporciona una visión general y rutas eficientes, garantizando las condiciones óptimas de trabajo para el personal de servicio y que los habitantes sean capaces de moverse y orientarse en medio de un espacio versátil. Las relaciones en tensión entre el vidrio y la madera, en el interior y el exterior, entre las aperturas y la intimidad, refleja la vida de las personas mayores: la casa se ​​convierte en una capa protectora de sus habitantes que permite que el espacio público se filtre en el interior, integrando el edificio con el entorno. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir