Agrandar imagen | Ver tamaño original
Con el fin de duplicar la capacidad operativa del centro de telefonía, se demolió un edificio y se levantó una estructura modular de bajo costo, cubierta de láminas perfiladas de acero. Para que entrara luz controlada a la nave, se alternaron las tiras verticales del recubrimiento con largas tiras de cristal, obteniendo divisiones iguales entre las partes abiertas y cerradas. Los detalles de las puertas de acceso siguen la misma lógica de abierto-cerrado, creando una fachada continua sin alteraciones. El ritmo de las aberturas verticales le atribuye al volumen una belleza clásica: la típica caja industrial transformada en una cortina elegante y translúcida. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir