Agrandar imagen | Ver tamaño original
El encargo se trataba de distribuir en un piso de 96 m2 un programa de vivienda normal -3 habitaciones dobles y dos baños. Se propone un único espacio continuo en sustitución de las cuatro dependencias que antiguamente ocupaban la crujía coincidente con la fachada a la calle. Además, se ganan 12 m2 habilitando dos cuartos de baño en lugar del pasillo original.  Partiendo del reconocimiento del esquema estructural -portico con viga de canto central y muros de carga perimetrales-, un solo gesto divide la zona pública de las privadas y resuelve todas las demandas del siempre complejo programa doméstico.  Un único plano continuo organiza cada una de las dependencias. Las fachadas exteriores se visten íntegramente con visillos para revelar su condición y ampliar y abstraer la percepción de los huecos.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir