Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una discusión que no ha dejado de sorprender a los medios y la crítica especializada en Londres es la reciente intervención del Príncipe de Gales en el proyecto residencial de Chelsea Barracks desarrollado por el estudio de Sir Richard Rogers, -Rogers, Stirk Harbour + Partners-. La polémica se desató luego de que el Príncipe Carlos manifestara públicamente su rechazo al proyecto de Rogers exponiendo en la prensa un proyecto alternativo de estilo desarrollado por Quinlan & Francis Terry. Haciendo uso de su influencia política, Carlos contactó al Emir de Qatar, -uno de los principales propietarios del terreno- para ejercer presión favoreciendo la propuesta de uno de sus arquitectos neoclásicos favoritos.  Una discusión que en un principio pareciera detalle de estilos conlleva un delicado conflicto de poderes y una amenaza a la transparencia de los procesos de construcción de ciudad en Londres. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir