ArchDaily Colombia | El sitio web de arquitectura más leído en españolEl sitio web de arquitectura más leído en español
i

Regístrate ahora y empieza a guardar tus proyectos y fotos favoritas, organizados a tu modo.

i

Encuentra los mejores productos para tus proyectos en nuestro catálogo de productos.

i

Instala la extensión de Chrome de ArchDaily y encuentra inspiración en cada ventana de tu navegador. Descárgalo aquí »

Todo
Proyectos
Productos
Eventos
Concursos
  1. ArchDaily
  2. Obras
  3. Centro De Ski
  4. Austria
  5. Zaha Hadid Architects
  6. 2002
  7. Clásicos de Arquitectura: Salto de Ski Bergisel / Zaha Hadid Architects

Clásicos de Arquitectura: Salto de Ski Bergisel / Zaha Hadid Architects

  • 18:00 - 14 Febrero, 2017
  • por
  • Traducido por Isadora Stockins
Clásicos de Arquitectura: Salto de Ski Bergisel / Zaha Hadid Architects
Clásicos de Arquitectura: Salto de Ski Bergisel / Zaha Hadid Architects, © Helene Binet
© Helene Binet

Situado en la cima de la montaña Bergisel, por sobre la pintoresca ciudad alpina de Innsbruck, en Austria, el salto de esquí Bergisel representa la encarnación contemporánea de un hito histórico. Diseñado por Zaha Hadid entre 1999 y 2002, el proyecto es un estudio en la expresión formal: sus líneas de barrido y la estética minimalista crean una sensación de movimiento agraciado y de alta velocidad que refleja la sensación dinámica de un salto de esquí en una estructura monumental que se mantiene por encima del centro histórico de Innsbruck y las laderas de montañas que lo rodean.

© Helene Binet Cortesía de Zaha Hadid Architects Cortesía de Zaha Hadid Architects © Helene Binet +27

Cortesía de Zaha Hadid Architects
Cortesía de Zaha Hadid Architects

El salto de esquí ha estado presente en la montaña Bergisel desde su primera construcción en 1926. Ha sido el hogar de dos competiciones olímpicas de invierno: primero en 1964 y luego en 1976. Incluso fuera de su servicio como sede olímpica, la instalación vio un uso constante; de hecho, la programación estaba tan densamente reservada que las autoridades locales de la ciudad sólo podían autorizar un año entre la demolición de la antigua estructura y la apertura de la nueva [1].

En 1999, Innsbruck comenzó un proyecto para renovar su envejecida Arena Olímpica. Desafortunadamente, como la instalación original de salto de esquí ya no se ajustaba a los estándares internacionales contemporáneos, se consideró necesario construir un reemplazo. El nuevo salto de esquí de Bergisel debía proporcionar una variedad más grande de funciones que su precursor: junto con el programa especializado deportivo, la facilidad debía considerar nuevos espacios públicos, incluyendo una terraza mirador y una cafetería. Más allá de estos requisitos programáticos, la Federación Austriaca de Esquí evidentemente buscó crear más que una pieza de infraestructura atlética. Estaban pidiendo un nuevo monumento. [3]

Cortesía de Zaha Hadid Architects
Cortesía de Zaha Hadid Architects

Con estas especificaciones en mente, la Federación Austriaca de Esquí organizó un concurso de diseño internacional para el nuevo salto de esquí en 1999, y Zaha Hadid Architects obtuvo el primer premio del concurso en diciembre del mismo año. La propuesta de Hadid era masiva, con una longitud de 90 metros y una altura de casi 50 metros sobre la cumbre de Bergisel. A pesar de su tamaño, sin embargo, el salto de esquí fue diseñado para mezclarse perfectamente con la montaña: los requisitos del programa variado se moldearon en una masa única y mínima, con una rampa de esquí que continúa la ladera de la montaña hacia el cielo.

Cortesía de Zaha Hadid Architects
Cortesía de Zaha Hadid Architects

Hadid describió su diseño como un "híbrido orgánico" entre una torre y un puente.[6] La torre es un eje de hormigón alto, formando un cuadrado de siete metros en planta. [7] Dos ascensores transportan a los visitantes desde la base de la torre hasta la cafetería, que está situada a 40 metros sobre el pico de la montaña. El café es parte del volumen espacial más grande encaramado encima de la torre, que funde los espacios públicos y la rampa de esquí en un conjunto visualmente cohesivo. La cubierta de observación ofrece una vista ininterrumpida en todas las direcciones, permitiendo a los visitantes examinar el centro de Innsbruck y los Alpes circundantes, desde un solo espacio.

La articulación de los diferentes componentes del salto de esquí como una sola masa ininterrumpida no fue dictada por el programa; ni se pretendía puramente como una confirmación visual de la hibridación de una torre y un puente. Un salto de esquí es un sitio de velocidad extraordinaria e incluso vuelo. Es este espíritu de movimiento el que dirige a la forma fluida del diseño de Hadid, encarnando la naturaleza dinámica del deporte que fue construido para facilitar.

Desafortunadamente, aunque el diseño minimalista de Hadid capturó el espíritu del movimiento, no fue universalmente aceptado. Algunos lugareños rechazaron la noción de tener un edificio descaradamente moderno que se cierne sobre su ciudad; Innsbruck era, en su mayor parte, una ciudad alpina enfáticamente tradicional [11].

El desacuerdo que rodeaba la propuesta de Hadid era tal vez de esperarse en Innsbruck, cuyas calles están llenas de edificios que datan de los ricos orígenes medievales de la ciudad. La capital del ducado austríaco de Tirol desde 1420, Innsbruck, está salpicada de monumentos a su historia. La mayor parte de las señales más prominentes de la ciudad, tales como el edificio de Fürstenburg, han existido por siglos. Introducir una torre de concreto y vidrio sobre las agujas medievales de Innsbruck histórico fue visto por algunos como incongruente.

© Helene Binet
© Helene Binet

A pesar de la oposición, la construcción siguió el calendario propuesto y el nuevo salto de esquí de Bergisel se abrió al público el 2002. Como su predecesor, la nueva facilidad se convirtió en el destino de actividad constante: es el tercer sitio del torneo Four Hills cada enero, mientras que en el verano se ven muchos saltadores de esquí de renombre mundial que vienen a Bergisel para entrenar, algunos incluso para los Juegos Olímpicos. Otros visitantes pueden simplemente disfrutar de la vista desde la plataforma de observación, ya sea para ver a los atletas esquiando debajo o simplemente inspeccionar las montañas alpinas circundantes. [13]

Cortesía de Zaha Hadid Architects
Cortesía de Zaha Hadid Architects

Referencias
[1] Jodidio, Philip. Zaha Hadid: Hadid: Complete Works 1979-2009. Köln: Taschen, 2009. p159.
[2] Noever, Peter, ed. Zaha Hadid Architektur. Vienna: Hatje Cantz Verlag, 2003. p119.
[3] Jodidio, p159.
[4] Noever, p119.
[5] Papadakis, Alexandra, ed. Zaha Hadid. London: New Architecture Group Limited, 2005. p145.
[6] "Bergisel Ski Jump." Zaha Hadid Architects. 25 de abril, 2016. [acceso]
[7] Jodidio, p159.
[8] "Bergisel Ski Jump."
[9] "Bergisel Ski Jump." Austria. 27 de abril, 2016. [acceso]
[10] Noever, p159-160.
[11] Noever, p159.
[12] Encyclopædia Britannica Online, s. v. "Innsbruck", 27 de abril, 2016. [acceso]
[13] "Bergisel Ski Jump Innsbruck." Tirol. 27 de abril, 2016. [acceso]

Ubicación para ser utilizado sólo como referencia. Podría indicar ciudad / país, pero la dirección no exacta. Cita: Fiederer, Luke. "Clásicos de Arquitectura: Salto de Ski Bergisel / Zaha Hadid Architects" [AD Classics: Bergisel Ski Jump / Zaha Hadid Architects] 14 feb 2017. ArchDaily Colombia. (Trad. Stockins, Isadora ) Accedido el . <http://www.archdaily.co/co/805347/clasico-de-arquitectura-salto-de-ski-bergisel-zaha-hadid-architects>
Leer comentarios

0 Comentarios

···

Los comentarios están cerrados

Leer comentarios